¡Desde Granada para el mundo!

Explora todas las ciudades, y todas las actividades para encontrar tu viaje. Descubre España en visitas a medida, semiprivadas o privadas. ¡Tú eliges!

Solicita información
También puede interesarte
triangulo
Ticket Alhambra + audioguía GRATIS
30€
triangulo
Visita guiada al Albaycín y Sacromonte
18€
triangulo
Visita el Real Alcázar de Sevilla
20€

Palacios Nazaríes de la Alhambra: Historia, arquitectura y secretos

Los Palacios Nazaríes son uno de los tesoros más preciados de la Alhambra, testigos de la historia y la belleza que se funden en cada una de sus paredes. Fueron construidos en el siglo XIII por los gobernantes nazaríes, quienes buscaron crear un espacio que reflejara su poder y riqueza.

Los palacios están formados por una serie de patios y salones, decorados con mosaicos, estucos y azulejos de una belleza incomparable. Cada uno de ellos cuenta con un nombre y una historia que se pierde en el tiempo, y que nos transporta a una época en la que la Alhambra era el epicentro de la cultura y la ciencia.

En el Patio de los Leones, el más famoso de los patios, se encuentra una fuente con doce leones de mármol, que simbolizan los doce signos del zodiaco. En el Salón de los Embajadores, el más grande de todos, se celebraban las audiencias oficiales y se recibían a los embajadores de otros reinos.

Pero sin duda, uno de los mayores atractivos de los Palacios Nazaríes es el llamado Cuarto Dorado, una pequeña habitación que destaca por sus techos y paredes dorados con yeserías y ornamentaciones de gran belleza. Aquí se puede apreciar la exquisitez y perfección en los detalles, lo que hace que sea uno de los lugares más visitados de la Alhambra.

En definitiva, los Palacios Nazaríes son un lugar mágico que nos transporta a otra época y nos muestra la grandeza de una civilización que supo combinar la tecnología y la belleza en una obra de arte única.

¿Qué son los Palacios Nazaríes de la Alhambra?

Los Palacios Nazaríes son un conjunto de edificios palaciegos construidos en la Alhambra de Granada durante el siglo XIV por la dinastía nazarí, la última dinastía musulmana en España. Estos palacios son considerados una obra maestra de la arquitectura islámica y una de las principales atracciones turísticas de España. El conjunto de palacios incluye varios edificios, patios y jardines, como el Palacio de Comares, el Palacio de los Leones y el Palacio de Carlos V. Cada uno de estos palacios tiene su propio estilo arquitectónico y decorativo, y juntos forman un conjunto impresionante de la cultura andaluza medieval.

 

¿Cuál es la historia detrás de los Palacios Nazaríes?

Los Palacios Nazaríes de la Alhambra fueron construidos durante el siglo XIV por los gobernantes musulmanes de la dinastía nazarí, quienes gobernaron la región de Granada desde el siglo XIII hasta la conquista cristiana en 1492. La construcción de los palacios comenzó en 1238 y continuó hasta el siglo XIV, bajo el reinado de Yusuf I y su hijo Muhammad V.

Los Palacios Nazaríes fueron el lugar de residencia de los sultanes nazaríes y su corte, así como el lugar de recepción de visitantes importantes. La construcción de los palacios refleja el estilo artístico islámico, con elementos decorativos como arcos, bóvedas, azulejos y caligrafía, todos ellos meticulosamente diseñados y trabajados a mano.

Después de la conquista cristiana de Granada en 1492, los palacios fueron ocupados por los monarcas católicos y sus sucesores, quienes añadieron nuevas secciones y renovaron algunas partes. En el siglo XIX, los palacios fueron restaurados y renovados por la Comisión de Monumentos de Granada, que los convirtió en un monumento nacional y los abrió al público en 1870. Hoy en día, los Palacios Nazaríes son una de las principales atracciones turísticas de España y han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

 

Descubriendo la arquitectura de los Palacios Nazaríes

Los Palacios Nazaríes son un ejemplo impresionante de la arquitectura islámica, con su intrincado diseño y ornamentación. Los arcos de herradura, las cúpulas, las paredes de yeso y las inscripciones caligráficas son algunas de las características más destacadas.

El Patio de los Leones es uno de los espacios más famosos de los Palacios Nazaríes, con su fuente de mármol rodeada de 12 leones de bronce. El Salón de los Embajadores también es impresionante, con su cúpula de mocárabes y sus paredes decoradas con inscripciones y motivos geométricos.

Otras características notables incluyen los techos de madera tallada en el Salón de los Reyes, las bóvedas de estalactitas en el Salón de las Dos Hermanas y la sala de audiencias con sus ventanas de vidrio de colores y su balcón de madera tallada.

En resumen, los Palacios Nazaríes son un ejemplo magnífico de la arquitectura y la decoración islámicas, y una visita obligada para los amantes de la historia y la arquitectura.

 

La riqueza decorativa de los Palacios Nazaríes

Los Palacios Nazaríes de la Alhambra son reconocidos por su riqueza decorativa y artística. Cada detalle de la decoración ha sido cuidadosamente planificado y ejecutado por artesanos nazaríes y mudéjares, creando un ambiente impresionante e inolvidable.

Las paredes están cubiertas con intrincados diseños de azulejos, estucos y mocárabes, en los que se pueden apreciar una gran variedad de formas geométricas y motivos vegetales y florales. Los techos son igualmente impresionantes, con su intrincada madera tallada y decoraciones doradas.

Además, los Palacios Nazaríes también cuentan con una gran cantidad de fuentes y estanques, que añaden a la belleza y tranquilidad del ambiente.

En general, los Palacios Nazaríes son un verdadero tesoro de la arquitectura y el arte islámico, y una visita a ellos es una experiencia única e inolvidable.

 

Los patios de los Palacios Nazaríes: un oasis de tranquilidad

Los patios de los Palacios Nazaríes son una de las joyas arquitectónicas de la Alhambra. Son auténticos oasis de tranquilidad, donde el agua, la vegetación y los azulejos crean un ambiente mágico.

En los patios de los Palacios Nazaríes, el agua es un elemento esencial. Se utilizaba para refrescar el ambiente en los calurosos días de verano, pero también como elemento decorativo y simbólico. En muchos de ellos, encontramos estanques y fuentes que crean el sonido relajante del agua que cae.

Además del agua, la vegetación es otro de los elementos que encontramos en los patios de los Palacios Nazaríes. Jardines de flores, árboles frutales y plantas trepadoras forman un conjunto de colores y aromas que contrastan con el blanco de las paredes y el azul de los azulejos.

Por último, los azulejos son uno de los elementos más característicos de la decoración de los patios de los Palacios Nazaríes. Los motivos geométricos y florales que se repiten en los azulejos crean una sensación de armonía y belleza. Además, la cerámica se utiliza también para decorar las paredes y las columnas, creando un efecto de continuidad en la decoración.

En definitiva, los patios de los Palacios Nazaríes son lugares únicos, donde la arquitectura, el agua, la vegetación y los azulejos se conjugan para crear un ambiente mágico y relajante que invita a la contemplación y al sosiego.

 

El Salón de los Embajadores: el corazón de los Palacios Nazaríes

El Salón de los Embajadores es una de las joyas arquitectónicas de los Palacios Nazaríes en la Alhambra. Es una sala de gran tamaño con una altura de casi 20 metros y una cúpula impresionante, en la que se encuentra el escudo de los Reyes Católicos.

Este salón era utilizado para ceremonias oficiales, audiencias y recepciones de embajadores. El diseño de la sala es único, con un complejo trabajo de yesería, madera y cerámica. La luz se filtra a través de los numerosos ventanales, creando un ambiente de ensueño que refleja el esplendor y la elegancia de la época.

En el centro del salón se encuentra un gran trono, que simboliza el poder del sultán y la grandeza de su reino. En las paredes se pueden admirar frases del Corán, poesía y el trabajo de los artesanos que decoraron este espacio.

El Salón de los Embajadores es una muestra de la habilidad y creatividad de los arquitectos y artesanos que trabajaron en los Palacios Nazaríes. Es un lugar que transmite la majestuosidad y la belleza de una época y que no deja indiferente a quien lo visita.

 

La Sala de los Abencerrajes: una historia de traición y muerte

La Sala de los Abencerrajes es una de las estancias más impresionantes de los Palacios Nazaríes, con su cúpula de mocárabes y su fuente central, pero también esconde una historia trágica.

Cuenta la leyenda que en esta sala, en el siglo XV, el rey de Granada, Muley Hacén, mandó asesinar a los Abencerrajes, una poderosa familia de la nobleza granadina que habían mostrado su lealtad al rey.

Se dice que Muley Hacén sospechaba de una posible conspiración y reunió a los miembros de la familia en la Sala de los Abencerrajes, invitándolos a una cena. Pero en realidad, lo que había planeado era asesinarlos a todos, y así lo hizo con la ayuda de sus hombres de confianza.

Desde entonces, se dice que la sala ha estado maldita y que se puede escuchar el sonido de las voces y los gritos de los Abencerrajes asesinados. Aunque esta historia es solo una leyenda, ha contribuido a la fascinación que despierta la Sala de los Abencerrajes en los visitantes de la Alhambra.

 

La Sala de las Dos Hermanas: una joya de la arquitectura nazarí

La Sala de las Dos Hermanas es una de las estancias más impresionantes de los Palacios Nazaríes de la Alhambra. Se encuentra en el centro del Palacio de los Leones y destaca por su excepcional belleza y riqueza arquitectónica.

Esta sala debe su nombre a los dos grandes bloques de mármol que se encuentran en el centro de la estancia, que se asemejan a dos hermanas gemelas. Pero lo que realmente impresiona en esta sala es su impresionante cúpula, decorada con estrellas doradas sobre un fondo azul oscuro que simboliza el cielo.

La Sala de las Dos Hermanas fue construida en el siglo XIV y fue utilizada como sala de recepción por los reyes nazaríes. La rica decoración de la sala incluye intricados diseños geométricos y caligráficos, que demuestran la habilidad y el gusto de los artesanos nazaríes.

A medida que el sol se mueve a lo largo del día, la luz penetra a través de las ventanas de la sala, creando un efecto mágico y cambiante en la decoración de la sala. Por esta razón, se recomienda visitar la Sala de las Dos Hermanas varias veces durante el día para apreciar completamente su belleza y esplendor.

 

El Patio de los Leones: un símbolo de la Alhambra

El Patio de los Leones es uno de los lugares más emblemáticos y bellos de la Alhambra. Este patio, situado en el centro de los Palacios Nazaríes, fue construido en el siglo XIV por orden del sultán Muhammad V.

El patio se caracteriza por su exquisita armonía y por la presencia de la famosa Fuente de los Leones, una obra maestra de la escultura en mármol blanco que representa una fuente con doce leones esculpidos en su base.

Además de la fuente, el patio cuenta con una serie de columnas de mármol blanco que sostienen arcos de mocárabe, una técnica decorativa de la arquitectura islámica que consiste en la creación de patrones a partir de pequeñas piezas de madera o yeso.

El Patio de los Leones es un ejemplo excepcional de la arquitectura nazarí y simboliza la idea de paraíso terrenal, como se puede apreciar en la decoración de las paredes con motivos vegetales y geométricos. Este patio es un auténtico emblema de la fascinante historia de la Alhambra.

Secretos y curiosidades de los Palacios Nazaríes

Los Palacios Nazaríes de la Alhambra son uno de los monumentos más visitados de España y esconden una gran cantidad de secretos y curiosidades que los hacen aún más fascinantes. Aquí te contamos algunos de ellos:

  1. El Patio de los Arrayanes: Aunque su nombre se refiere a los mirto (arrayanes) que crecen en sus jardines, en realidad debe su fama a las brillantes reflexiones que produce el agua de su gran estanque.
  2. La Torre de Comares: Esta impresionante torre de tres cuerpos es la más alta de los Palacios Nazaríes y fue utilizada como sala de audiencias y recepciones. Se dice que en su interior se esconde una cámara secreta donde Boabdil, el último rey musulmán de Granada, guardaba sus tesoros.
  3. La Sala de los Reyes: Es la única sala del Palacio de Comares que tiene una cubierta de madera y esconde una curiosidad en su decoración. En su artesonado, una de las figuras que representa a un rey tiene un perfil muy parecido al de Cristóbal Colón.
  4. La Sala de la Barca: En esta sala se encuentra una curiosa inscripción en árabe que dice “sólo Dios es vencedor” y que se repite varias veces. Lo curioso es que está escrita de derecha a izquierda, al revés de lo habitual en la escritura árabe.
  5. La Sala de las Camas: Esta sala debe su nombre a las cuatro camas de mármol que hay en sus esquinas, que en realidad son tumbas nazaríes. También es conocida por sus impresionantes yeserías y su cúpula estrellada.
  6. La Sala de los Ajimeces: En esta sala se encuentra el ajimez más famoso de la Alhambra, una ventana que tiene una vista espectacular de Granada y la Vega. Además, es conocida por su espectacular decoración de azulejos y yeserías.

Estos son solo algunos de los secretos y curiosidades que esconde los Palacios Nazaríes de la Alhambra, que sin duda hacen de este monumento un lugar único y fascinante para visitar.

Si piensas hacer una visita, consulta nuestros mejores consejos para ir a la Alhambra y nuestra guía de la Alhambra.

También puede interesarte

Visitas privadas

-

Granada

Granada

Excursiones

-

Granada

99€

Granada

Visitas privadas

-

Granada, Sevilla

Granada, Sevilla

× ¿Cómo puedo ayudarte?